Aída Cifuentes Sosa De

Hablar de Química y Biología representa abordar un tema apasionante en la vida de Aída Cifuentes Sosa, reconocida Química Bióloga guatemalteca.

Con apenas 8 años de edad elaboraba perfumes aromatizados con flores. Su temprano interés por la investigación y influencia de su abuela, la llevaron a convertirse en una profesional con una destacada carrera en la medicina de investigación.

Oriunda de Quetzaltenango, se graduó de química y bióloga por la USAC en 1986, especializada en manejo integral de pacientes VIH/SIDA por la UFM y en Coagulación sanguínea y Hematología Clínica, en el Hospital Hermanos Ameijeiras de La Habana en Cuba.

Justamente en 1986 se conoce su primer invento, un método para determinar la edad fetal, un procedimiento para eliminar las dudas sobre la edad del feto, y proceder al provocar el parto ó no, en caso de que la madre estuviera en situación grave. Con una aguja se obtenía una muestra del líquido amniótico, y en el laboratorio se efectuaba un análisis de la concentración de tromboplastinas tisulares, y así determinar la edad exacta del bebé. Por 5 años este método fue usado en el Seguro Social, hasta que fue substituido por el ultrasonido en tercera dimensión.

Sin duda uno de sus inventos más importantes lo constituye el Estrogen-Aid un producto creado para mujeres en el período de la menopausia, cuando las condiciones físicas varían, pierden energía, ánimo, alegría y todas sus actividades se ven afectadas. Una paciente con esas características precisa de una compensación hormonal que no sea de origen animal ó sintético porque generan muchos efectos secundarios. Las investigaciones culminaron exitosamente con Estrogen-Aid, una crema facial y vaginal. Su inventora explica que a través de la piel del rostro, se regeneran todos los órganos internos, además de humectarse y nutrirse el resultado; pacientes con mayor funcionalidad y recuperación plena. La crema vaginal dice Cifuentes Sosa, se originó porque otro de los síntomas principales de la menopausia es el ardor vaginal, y sus resultados son óptimos.

Aída Cifuentes Sosa afirma que el futuro de la medicina es a través de la piel, porque es uno de los conductos más adecuados, porque hay menos efectos secundarios, que con otros métodos. Para esta científica guatemalteca el trabajo de investigación es el alfa y omega de sus días, tiene dos inventos patentados de gran servicio a la humanidad y cinco que ya están desarrollados, y aún tiene en mente nuevos y mejores aportes para el mundo de la medicina como sus experiencias con el tropocolágeno amniótico para la regeneración de células masculinas y femeninas entre otros beneficios.

Aída Cifuentes Sosa ha sido también catedrática auxiliar en la Universidad de San Carlos de Guatemala y en la Universidad Francisco Marroquín, ha sido galardonada con el Premio Nacional de Mujer Destacada del Año Dolores Bedoya de Molina, otorgado por el Ministerio de Gobernación, medalla a Profesional Distinguido del Colegio de Farmacéuticos y Químicos de Guatemala, premio nacional a las innovaciones para el Desarrollo Humano Ideass, por el vice-presidente de Guatemala, además de otras distinciones. nació en 1950 a 1960.